Para la población general la frecuencia de entrenamiento recomendable se sitúa en un rango de entre 2 y 5 sesiones a la semana. En sujetos sedentarios o poco entrenados el aumento en la frecuencia de entrenamiento no está siempre asociado con mejores resultados. En estudios a corto plazo parece que, en este tipo de población, 3 sesiones a la semana producen una mayor mejora en el rendimiento que 5 sesiones a la semana (Busso, 2022). En estudios anteriores se había observado que no había diferencias en la mejora en el volumen de oxígeno máximo cuando se comparaban programas de entrenamiento de 2 y 4 sesiones a la semana, aunque la disminución en la frecuencia cardiaca submáxima era mayor cuando se entrenaba 4 veces a la semana (Fox, 1935). Lógicamente, en el caso de deportistas de resistencia para alcanzar los altos volúmenes de trabajo requerido (hasta 800 km a la semana en ciclistas profesionales) es necesario recurrir a un mayor número de sesiones de entrenamiento semanales. En cuanto a la frecuencia mínima necesaria para mantener las adaptaciones logradas con el entrenamiento, parece que reducciones de hasta dos terceras partes de la frecuencia entrenamiento no afectan al volumen de oxígeno máximo o el tiempo hasta la fatiga a intensidades submáximas siempre que se mantenga la intensidad entrenamiento (Neufer, 1989).

 

  1. Pardo Gil (2006), Entrenamiento de resistencia aeróbica, Fisiología del ejercicio (p. 476). PANAMERICANA (E.d.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.