El consumo máximo de oxígeno, o potencia aeróbica, es uno de los determinantes más importantes del rendimiento en actividades de resistencia. Para entender la importancia que tiene la capacidad de alcanzar valores elevados de consumo máximo de oxígeno en las actividades de resistencia, baste recordar que cada litro de oxígeno consumido supone la liberación de 20 kilojulios de energía libre para la resíntesis de ATP. Por lo tanto, los sujetos con cifras elevadas de volumen de oxígeno máximo son capaces de producir más energía y de, en principio, realizar más trabajo durante esfuerzos prolongados en los que la producción de energía es eminentemente de carácter aeróbico, como ya hemos comentado anteriormente. De este modo, las cifras de volumen de oxígeno máximo que alcanzan deportistas de especialidades de resistencia de nivel internacional se hallan muy por encima de los valores medios de la población general.

 

El volumen de oxígeno máximo es, por lo tanto, uno de los indicadores indirectos del potencial de un sujeto para alcanzar el alto rendimiento en deportes de resistencia. No parece cierto, sin embargo, que aquellos sujetos que alcanzan los valores más altos de potencia aeróbica sean necesariamente los que mejores resultados consiguen en la competición deportiva. Sabemos, por diferentes estudios realizados con deportistas de alto nivel Internacional, que sujetos con resultados deportivos muy similares muestran, sin embargo, diferencias importantes en los valores de volumen de oxígeno máximo y viceversa.

 

  1. Pardo Gil (2006), Implicaciones nutricionales en el ejercicio, Entrenamiento de resistencia aeróbica (p. 472). PANAMERICANA (E.d.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.