LARRY SCOTT 

  

LA OCTAVA MARAVILLA

Desde la antigüedad los clásicos nos describieron como el hombre había sido capaz de crear las construcciones mas espectaculares de la época y los cronistas antiguos seleccionaron;  La pirámide de Gizeh, los jardines colgantes de Babilonia ,el Templo de Artemisa  en Efeso, la Estatua de Zeus, el Mausoleo de Helicarnaso, el Faro de Alejandría y el Coloso de Rodas. Pues bien en el meridiano del siglo XX, el hombre nuevamente fue capaz de sorprender al hombre con una nueva maravilla en este caso otro coloso pero de carne y hueso fue el llamado en su momento “La octava maravilla” 

Así lo llamo Rick Waine a su vez también uno de los mejores atletas de la época y periodista. Larry Scott  nació en el estado de Utah  en 1937, fue un muchacho común quizás más enclenque de lo que debiera, estrecho de hombros era  el blanco de las bromas y burlas de sus compañeros. No esta claro si su contacto con las pesas por primera vez, fue por motivos de salud o por un anuncio en una revista de esas de ponte fuerte en 30 días, empezó  a hacer sus pinitos  en el gimnasio y para sorpresa de todos comenzó a progresar muy rápido.

Pronto se dio cuenta de que si quería progresar en este deporte debería trasladarse de Idaho natal  a California y con 17 años  se inscribió en una escuela de electrónica que había en Holliwood y se apunto en el gimnasio de Bert Gooddridge, cuando entro en el gimnasio se dio cuenta de que no tenia una estructura muy privilegiada ,el que apenas tenia 70 Kg., de peso llego a entrenar  con uno de los mejores de allí ,así poco a poco el músculo que iba consiguiendo hacia que sus pequeños huesos se disimularan y paso de ser el objeto de las bromas de sus amigos y compañeros a ser admirado por el físico que iba obteniendo,  a los dos años de empezar en el culturismo, le aconsejaron para que compitiera, quedando bien clasificado y esto le animo más todavía si cabe a entrenar más duro. Junto con su compañero de entreno fue a para al gimnasio de Vince Gironda, donde paso unos años entrenando bajo su dirección, sus progresos se veían día a día sus brazos iban adquiriendo un tamaño espectacular y ya se empezaba a  considerar como  de los mejores del mundo.

alt

Por fin Larry puso sus ojos en el Mister California, dicen que cuando estaba en la tarima en la entrega de trofeos el esperaba que la presentadora  dijera su nombre  en el 5º lugar ,pero escucho  el de otro y entonces se dio cuenta d que aquel campeonato era suyo, tampoco le llamaron para el 4º

puesto, el competidor que estaba a su lado se le acerco y le dijo “esta va  a ser tu noche ,Larry” y este  no creyéndoselo todavía le contesto “estas loco”.Efectivamente Larry gano el Mr.California y no salía de su asombro.

Tras su victoria y como gran campeón era solicitado para reportajes fotográficos para las revistas y Larry  conoció a Joe Weider, este le convenció de que participara en el Mr. América  de la I.F.B.B. en lugar del A.A.U.  Larry  lo gano en el año 1962, dos años más tarde gano el Mr.Universo. El gran físico hercúleo y armonioso que junto a su típica imagen de deportista simpático y bien parecido, lo convertían en uno de los ideales americanos de los sesenta.

 Su gran amistad con Joe Weider le hizo no competir nunca más en la A.A.U. ni en la N.A.B.B.A. Joe Weider con el fin de mantener a Larry en la competición así como darles la oportunidad de ganar dinero convirtiéndoles en profesionales de este deporte  creo el Mister Olimpia  en 1965,para el que exigía ciertos meritos  y Larry por supuesto  los reunía  junto a el se presentaron dos grandes atletas más Chuck Sipes y Harold Poole la gran estrella de entonces y Larry “ la octava maravilla del Mundo” gano con una magnifica calidad muscular para sus 92 kilos y su 1.70 de estatura. El año siguiente repitió la victoria. alt Larry es un hombre religioso y amante de la familia  renuncio  a la competición regresando  a su rancho familiar y casándose con una bonita japonesa.

 

En 1980 volvió de su semirretiro para hacer algunas exhibiciones por el mundo e incluso volvió a competir  dos veces en dos Grand Prix profesionales, pero no volvió a ganar. A partir de ahí no volvió nunca más a los escenarios a pesar de conservarse en una forma envidiable dando toda  la sensación de que tuviera un pacto con el diableo para conservarse tan espléndidamente.


Larry es el ejemplo por excelencia de cómo un muchacho de genética poco agraciada puede con tesón, esfuerzo y un fuerza mental a toda prueba  puede lograr la meta que se proponga y en su caso fue ser el mejor del Mundo  marcando una época, siendo de los primeros en conseguir unos brazos de más  cincuenta  que  han pasado a la historia del culturismo.

 

 

alt

 

alt

 

alt

 

alt

 

alt

 

 

 

alt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *